La Tribuna - Martes, 15 de febrero de 2005

Vito Loli, pintor y sobrino nieto de Paul Gauguin

“La Crisis y la angustia son las semillas de la creación”

La pasión por la naturaleza y la fascinación por la figura femenina son las grandes fuentes de inspiración de la obra de Vito Loli, una pintura personal y provocadora plagada de imágenes en las que palpita la sensualidad y el intimismo. A pesar de que sus obras destilan optimismo y gusto por la vida, este autor peruano asegura que “las crisis personales y la propia angustia son las principales semillas de las creación, un proceso difícil en el que se siente la inestabilidad de un viaje introspectivo tan intenso como arriesgado”.

Su enredado árbol genealógico lo emparenta con el genio de la pintura Paul Gauguin, del que es sobrino nieto. “En Perú vivían los Tristán una familia acaudalada que llegó a gozar de la categoría de virreyes. Unos de ellos, Pío de Tristán ( abuelo de mi abuela), era tío de Gauguin y fue la persona que acogió al pintor y a su madre durante seis años, después de que el padre falleciera en un viaje trasatlántico”, explica Loli.

La admiración por la belleza nativa y la curiosidad por el universo femenino son aspectos de su obra en los que siente la influencia de su genial antepasado. Sin embargo confiesa que “lo que más me interesa de Gauguin es su espíritu rebelde, esa forma de oponerse a un sistema que consideraba caduco y que le llevó a refugiarse en las islas del Pacífico en busca de una paz que nunca conquistó. Quizás ese tipo de vida intensa y un poco errante sea lo que más me une a él”.

A pesar de todo, no fue su famoso ascendiente el que decidió su vocación, sino el ex presidente peruano Belaúnde Ferry, muy amigo de su padre, quien se sorprendió al ver el dibujo de una casa que había hecho Loli con sólo ocho años y le aconsejó que se dedicara a la arquitectura, aunque en aquel tiempo él estaba más interesado en la creación de cómics.

Quizás el espíritu aventurero que compartía con su tío abuelo fuera el que le decidió finalmente a abandonar la carrera y marcharse a surfear a Hawai. Cuando la marea bajó y se quedó sin dinero, se interesó por el negocio de la construcción en California. Sería allí donde en 1987 comenzaría su carrera como muralista, pintando y decorando restaurantes, hoteles, tiendas, universidades y lujosas residencias californianas.

Hasta 1994 no regresó a Perú y durante los años siguientes exprimió su creatividad, explorando el mundo del diseño, la publicidad, la escenografía y la decoración. Fue en aquella época cuando comenzó a pintar de noche, una costumbre que ha terminado por definir su producción artística.

“Tengo un reloj biológico que se pone en marcha a la una y media de la madrugada. Me quedo pintando durante horas y por la mañana me voy a trabajar. Es una especie de fiebre que se ha hecho crónica a lo largo del tiempo y que me ha hecho crecer como creador”, señala.

Aunque su carácter autodidacta le ha dificultado la entrada en algunas galerías de su país de origen, él sostiene que “nunca he tratado de pasar un examen con mis lienzos y no trabajo para mantener un romance con los críticos. Si alguien es capaz de entender la belleza que intento apresar en mis obras, estoy creando arte, eso es lo único que me importa”.

Una belleza que encuentra con frecuencia en los rostros de las mujeres, a las que pinta llenas de flores, peces o mariposas. “Me gusta la pintura expresiva, los colores intensos. Intento plasmar las diferentes emociones humanas y muchas veces utilizo la naturaleza como metáfora”, afirma.

Cuando se le pregunta por su evolución artística, contesta rotundo “creo que más que de evolución, puedo hablar de fases, distintas etapas por las que atraviesa un creador y que terminan reflejándose en su obra. A veces, cuando se conoce la historia personal de un pintor, se es más capaz de entender sus cuadros. Interesarse por las obsesiones de un artista ayuda a la hora de interpretar sus creaciones”.

En la actualidad se encuentra en Marbella, una ciudad que encuentra “tremendamente inspiradora” y en la que pretende afincarse en un futuro. Mientras prepara una muestra para este verano, una decena de sus obras se exponen en Los Monteros Palm Beach 12 B0, la primera oportunidad de disfrutar en Europa del arte del pariente peruano de Paul Gauguin.

 
 
 
Vito Loli
 
 
Biografía / Obras / Exposiciones / Prensa / Contacto